c4EEczema: enrojecimiento e inflamación de la piel, dermatitis eritematosa o dermitis, puede progresar a la aparición de ampollas y exudado cristalino de la piel afectada, generalmente localizada en las cercanías de una várice o en cualquier lugar de la pierna

Hiperpigmentación: oscurecimiento de aspecot herrumbroso a nivel de la piel del tobillo secundario a la extravasación de sangre. Puede extenderse a la pierna o el pié

Atrofia blanca, usualmente circular, rodeada por capilares dilatados y áreas hiperpigmentadas.

lipodermatoesclerosis: endurecimiento de la piel y grasa subyacente de la parte inferior de la pierna secundario a inflamación crónica y fibrosis

 

 

La mayoría de los pacientes reconocen fácilmente la presencia de várices o arañas vasculares, pero no asocian los cambios descritos anteriormente y mostrados en las fotografías, como casos avanzados de insuficiencia venosa crónica.

C4DEn ocasiones, particularmente cuando la parte baja de la pantorrilla o el tobillo sufre un traumatismo, o después de un viaje prolongado en avión o un vehículo automotor, o luego de un período largo de reposo en cama se puede formar un trombo o coágulo en las várices justo por debajo de la piel, esta complicación es llamada troC4Cmboflebitis superficial. La várice se torna dura, roja y dolorosa al tacto.

La trombosis venosa profunda también puede complicar el escenario descrito. Los pacientes generalmente refieren la aparición repentina de dolor y/o hinchazón de la pierna que progresan rápidamente. Esta complicación es más seria, pudiera desprenderse un fragmento del trombo en la vena profu
nda enferma y producir un embolismo pulmonar, de allí que sea necesario buscar atención médica en forma inmediata.

Tratamiento

  • El tratamiento comienza con la visita a un médico especialista
  • Las molestias pueden mejorar significativamente con el uso de medicinas, gracias a su efecto antinflamatorio y/o medias de compresión graduada, las de alta compresión (30-40 mm de Hg) son muy efectivas en el control del C4Bedema y el dolor
  • Se recomienda hacer ejercicio en forma regular, las caminatas constituyen parte importante del tratamiento así como la natación
  • Una buena hidratación de la piel del tobillo es parte fundamental del tratamiento
  • El ultrasonido doppler realizado durante la evaluación generalmente demuestra que la raíz del problema no es visible a simple vista, se localiza muy por debajo de la piel, en una vena safena incompetente, por ejemplo
  • El tratamiento ideal en los casos no complicados incluye la combinación de microflebectomía y ablación endovenosa con láser de la safena incompetente si ese fuera el caso
  • En caso de presentarse una trombosis venosa profunda, la anticoagulación es de primerísima importancia, particularmente para reducir la severidad de sus posibles complicaciones. El tratamiento definitivo de las várices se difiere por unos meses hasta terminar el tratamiento anticoagulamente y una vez verificado por ultrasonido doppler que no hay trombosis venosa profunda residual.

 

Regresar a “Evalúe su condición en línea”

Comparte con tus amigos