Generalmente en los tratamientos para las várices se tratan las várices que producen dolor o las que son cosméticamente indeseadas. Existen dos opciones de tratamiento, las medidas conservadoras que buscan producir alivio de las molestias o síntomas, como medias de compresión graduada o medicinas y las medidas correctivas que buscan erradicar físicamente las várices, como las inyecciones, cirugía o láser endovascular, que producen los resultados mas permanentes.

En la inmensa mayoría de los casos la combinación de tratamientos es lo que funciona mejor. A la hora de establecer cual es el mejor tratamiento para su problema, la severidad de su condición y sus expectativas estéticas son los dos factores fundamentales a considerar, y esto es lo más importante a discutir durante la consulta con su especialista.

Es de suma importancia recalcar que al dar tratamiento a las várices no sólo se pueden estar aliviando síntomas, o complaciendo un capricho estético, también se están previniendo complicaciones de suma importancia para la salud como las tromboflebitis, úlceras y/o sangramientos.

Medicamentos y Medias de Compresión Graduada

Existen diversas medicinas en el mercado, incluyendo extractos vegetales, que fortalecen la pared de las venas y disminuyen la inflamación que usualmente está presente en la insuficiencia venosa crónica. Estos efectos pueden traducirse en un alivio significativo de los síntomas o molestias asociados a la presencia de las várices, como por ejemplo la pesadez y el cansancio.

Generalmente, son muy bien toleradas con un mínimo de efectos secundarios. Es importante señalar que no hacen desaparecer ni previenen la aparición de várices, pregunta frecuente durante la consulta.

Cuando estas formas de tratamiento no son suficientes para producer un alivio significativo de sus síntomas o cuando se desee eliminar las várices por razones estéticas, pueden ser necesarios cirugía y/o procedimientos mínimamente invasivos, dependiendo de la severidad y extensión de su insuficiencia venosa. Estos tratamientos incluyen la escleroterapia, la microflebectomía y la ablación endovenosa con láser.

Leer más>

medicamentos y medias

Escleroterapia

La escleroterapia, fleboesclerosis o inyecciones es el tratamiento más utilizado y más EFECTIVO para tratar las várices de pequeño calibre.

Una aguja diminuta es utilizada para inyectar dentro de la vena una solución, llamada esclerosante, que irrita o inflama su pared interna. En respuesta, la vena se colapsa y es eventualmente reabsorbida, ya no sera visible en la superficie de la piel. Dependiendo del tamaño y la localización de las venas a tartar, se utilizan diferentes tipos y concentraciones de esclerosantes

Leer más>

escleroterapia

Microblefectomía

Es el método utilizado para la eliminación de las várices palpables, las que sobresalen la superficie de la piel.

Es realizada en el Consultorio utilizando un anestésico local. Con un microbisturí se hace una pequeña herida justo a un lado de la várice a extirpar, se inserta un pequeño gancho para exteriorizar la vena y completar su remoción. No es necesario colocar ningún tipo de suturas o ¨puntos ¨ en las diminutas incisiones.

Leer más >>

Micorflebetomia

Ablevación endovenosa con láser

En un grupo importante de pacientes con várices, la vena safena interna y/o la vena safena externa incompetente, insuficiente o con reflujo, representan el origen o causa de las várices. La eliminación de ese reflujo es fundamental para un control efectivo de la enfermedad, eliminando síntomas y evitando complicaciones importantes como la úlcera varicosa.

El uso de laser endovenoso permite eliminar el reflujo de la vena safena incompetente al producir su sellamiento instanáneo, evitando un procedimiento quirúrgico mucho más invasivo, la safenectomía, hoy, prácticamente olvidado.

Leer más>

ablevacion endovenosa

Otras formas de tratamiento

El láser transcutáneo, tal y como se aplica en depilación, así como la luz pulsada o IPL (Intense Pulsed Light), también han sido utilizados en el tratamiento de las arañas vasculares.

En líneas generales, los resultados no son tan buenos como los obtenidos con la fleboesclerosis, usualmente se combinan con ésta técnica, e igualmente son necesarias varias sesiones.

 

Otras formas de tratamiento

¿Y si no me trato las várices

Unos pocos afortunados continuarán viviendo con sus várices sin ningún problema significativo, sin embargo, existen consecuencias importantes si no tratamos oportunamente las várices, su severidad varía de persona a persona dependiendo de las particularidades de cada caso.

Un grupo mayoritario, entre aquellos que deciden no tratarlas, continuarán experimentando dolor, pesadez e hinchazón de piernas y tobillos.

Otros desarrollarán complicaciones médicas más significativas como hiperpigmentación u oscurecimiento del tobillo, tornándose la piel de la zona áspera y reseca, pudiendo aparecer la úlcera varicosa, sangramientos espontáneos, tromboflebitis y una condición potencialmente peligrosa conocida como thrombosis venosa profunda.

Leer más >

y si no me trato 3