Unos pocos afortunados continuarán viviendo con sus várices sin ningún problema significativo, sin embargo, existen consecuencias importantes si no tratamos oportunamente las várices, su severidad varía de persona a persona dependiendo de las particularidades de cada caso.

Un grupo mayoritario, entre aquellos que deciden no tratarlas, continuarán experimentando dolor, pesadez e hinchazón de piernas y tobillos.

Otros desarrollarán complicaciones médicas más significativas como hiperpigmentación u oscurecimiento del tobillo, tornándose la piel de la zona áspera y reseca, pudiendo aparecer la úlcera varicosa, sangramientos espontáneos, tromboflebitis y una condición potencialmente peligrosa conocida como thrombosis venosa profunda.

Lipodermatoesclerosis

La sangre que se estanca en las venas varicosas es pobre en oxígeno y nutrientes. Las paredes de las venas no toleran el aumento de presión que existe en su interior y comienzan a permitir que los glóbulos rojos y líquidos sanguíneos se extravasen y acumulen en la grasa del tobillo y la pierna, lo cual causa una inflamación dolorosa que al perpetuarse en el tiempo hace que la piel se torne oscura o hiperpigmentada.

Cuando la piel y la grasa subyacente a nivel del tobillo han estado inflamadaas por años se endurecen, tornándose acartonadas o firmes, condición conocida como lipodermatoesclerosis.

lipodermatoesclerosis

Úlcera varicosa

Con el paso de los años, esa piel mal nutrida y mal oxigenada, oscura y endurecida puede agrietarse o abrirse espontáneamente dando origen a una condición dolorosa y difícil de tratar conocida como Ulcera Varicosa, que afecta y limita la calidad de vida de sus portadores, particularmente en la tercera edad.

En numerosas oportunidades la única manera de hacer que la úlcera cicatrice y sane es corregir el flujo invertido o reflujo que existe dentro de las venas.

ulcera varicosa

Sangramiento o Varicorragia

Otra posible consecuencia de no tratar las várices es el sangramiento espontáneo.

La piel que cubre las várices generalmente se vuelve muy delgada exponiéndola al mundo exterior y cualquier mínimo traumatismo puede hacerlas sangrar, la pérdida de sangre generalmente es significativa, no dolorosa, y constituye un motivo de consulta no tan infrecuente en las emergencias de los centros asistenciales.

Generalmente son las telangiectasias de la zona del tobillo las que sangran con mayor facilidad.

vicorragia

Tromboflebitis Superficial

La¨flebitis¨ o tromboflebitis superficial es otra complicación que pudiese ocurrir secundaria a la inflamación de la várice justo por debajo de la superficie de la piel.

No constituye un proceso infeccioso. Lo que ocurre es que al enlentecerse el flujo sanguíneo a lo largo de la várice, la sangre se trombosa o coagula en su interior y la várice se vuelve dura, enrojecida, dolorosa y caliente al tacto, acompañándose generalmente de dolor e inflamación de la pierna.

Afortunadamente, en pocas oportunidades, puede conllevar a la aparición de una thrombosis venosa profunda.

Trombosis Venenosa Profunda (TVP)

La trombosis venosa profunda (TVP), como su nombre lo indica, afecta las venas profundas de las piernas, a diferencia de la tromboflebitis superficial, que afecta las várices justo por debajo de la piel, puede asociarse a problemas médicos significativos como el embolismo pulmonar. La TVP generalmente comienza como una sensación de estiramiento o contractura en los músculos de la pantorrilla, en ocasiones muy dolorosa, acompañándose de calor, enrojecimiento e hinchazón o edema de la pierna que frecuentemente se extiende hasta más arriba de la rodilla.

Algunas personas, con una o más de las siguientes características, se encuentran en mayor riesgo de desarrollar una TVP:

  • Mayores de 60 años de edad
  • Historia de cirugía reciente
  • Antecedente de otra TVP
  • Inmobilidad prolongada
  • Enfermos con Cáncer
  • Trastornos de la coagulación de la sangre o estados de hipercoagulabilidad
  • Obesidad
  • Embarazo y post parto
  • Uso de hormonas sexuales femeninas (píldoras anticonceptivas, remplazo hormonal de la menopausia, tratamientos de infertilidad)
  • Viajes prolongados en avión o vehículo automotor

trombosis Venenosa Profunda

 

Embolismo Pulmonar

Una vez hecho el diagnóstico de TVP es necesario comenzar un tratamiento anticoagulante con el fin de prevenir el crecimiento del trombo y su ruptura, si parte o la totalidad del mismo se desprende de la pared de la vena, viaja o sale ¨disparado¨, arrastrado por la circulación, hacia los pulmones, ocasionando una condición muy grave conocida como ¨embolismo pulmonar¨, cuyo desenlace puede ser fatal.

Si usted no está seguro de la severidad de sus várices, debería consultar un médico especialista con el fin de determinar qué tan peligrosa es su condición y si es necesaria alguna forma de tratamiento

Embolismo pulmonar