consecuencias de las várices en las piernas

Más allá del aspecto estético, las consecuencias de las várices son un problema de salud al que no hay que subestimar. La insuficiencia venosa que afecta a las venas y que perjudica el flujo sanguíneo desde el extremo inferior del cuerpo al corazón puede resultar en afecciones complejas en el organismo, que van más allá de la simple aparición de las conocidas arañas vasculares.

Unos pocos afortunados continuarán viviendo con sus várices sin ningún problema significativo, sin embargo, existen consecuencias importantes si no tratamos oportunamente las várices, su severidad varía de persona a persona dependiendo de las particularidades de cada caso clínico.

Vea también: Tratamientos para Várices

Un grupo mayoritario, entre aquellos que deciden no tratarlas, continuarán experimentando dolor, pesadez e hinchazón de piernas y tobillos, pero otros desarrollarán complicaciones médicas más significativas como hiperpigmentación u oscurecimiento del tobillo, que tornan la piel de la zona afectada áspera y reseca, pudiendo aparecer la úlcera varicosa, sangramientos espontáneos y tromboflebitis.

Las várices por sí solas no aumentan el riesgo de padecer una trombosis de las venas profundas de las piernas (TVP), pero combinada con otros factores de riesgo podrían favorecer la aparición de esta peligrosa condición, particularmente si se complica con un embolismo pulmonar.

Consecuencias de las várices

Si eres de esas personas que no toman en serio las consecuencias de las várices en las piernas te recomendamos que conozcas en este NotiVascular las siguientes complicaciones médicas que pueden producirse en tu organismo.

Oscurecimiento de la piel/ Lipodermatoesclerosis

La acumulación de sangre estancada en los tobillos ocasiona con el tiempo el oscurecimiento y resequedad de la piel, así como apariciones de manchas.

Vea también: ¿Necesito tomar Aspirina diariamente para mi salud cardiovascular?

La sangre que se estanca en las venas varicosas es pobre en oxígeno y nutrientes. Las paredes de las venas no toleran el aumento de presión que existe en su interior y comienzan a permitir que los glóbulos rojos y líquidos sanguíneos se extravasen y acumulen en la grasa del tobillo y la pierna, lo cual causa una inflamación dolorosa que al perpetuarse en el tiempo hace que la piel se torne oscura o hiperpigmentada.

Cuando la piel y la grasa subyacente a nivel del tobillo han estado inflamadas por años se endurecen, tornándose acartonadas o firmes, condición conocida como lipodermatoesclerosis.

Úlcera Varicosa:

Otra de las consecuencias de las várices son las úlceras varicosas. Con el paso de los años, esa piel mal nutrida y mal oxigenada, oscura y endurecida puede agrietarse o abrirse espontáneamente dando origen a una condición dolorosa y difícil de tratar conocida como úlcera Varicosa, que afecta y limita la calidad de vida de sus portadores, particularmente en la tercera edad.

Vea también: Usar fajas y ropa ajustada SÍ causa várices

Con mucha frecuencia aparecen como consecuencia del rascado, debido a los picores por las alteraciones de la piel. Se presentan sobre todo en la cara interna de los tobillos y son dolorosas, bastante difíciles de curar, y se infectan con facilidad.

Hemorragia o Varicorragia

La insuficiencia venosa que ocasionan las várices debilita las paredes de las venas varicosas y las deja muy delgadas, propensas a romperse con cualquier golpe o traumatismo exterior capaz de originar un fuerte sangrado indoloro. Generalmente son las telangiectasias de la zona del tobillo las que sangran con mayor facilidad.

La sangre suele ser oscura y fluye continuamente, sin borbotones, por ser sangre venosa. Como todas las hemorragias, son muy escandalosas, pero no suelen tener demasiada importancia si se tratan adecuadamente. Lo recomendable es elevar la pierna y aplicar presión directa con el dedo en el punto del sangramiento, luego de 3 a 5 minutos de compresión la hemorragia para, siendo recomendable colocar un vendaje compresivo y después acudir al médico para que pueda establecer un tratamiento definitivo, que evite su reaparición.

Tromboflebitis Superficial

La tromboflebitis superficial es otras de las consecuencias de las várices. Se da cuando el reflujo lento de la sangre dentro de la várice genera un coágulo o trombo que endurece a la várice y causa enrojecimiento, dolor y calentamiento de la zona. Normalmente también va acompañada de inflamación de la pierna.

Infecciones

Las lesiones producidas por el rascado, así como las úlceras varicosas, e incluso la propia fragilidad de la piel, pueden facilitar la entrada a organismos oportunistas, y dar lugar a una infección que será necesario tratar adecuada e insistentemente. La zona infectada es dolorosa, y se verá inflamada, enrojecida y caliente, pudiendo haber supuración. El uso de antibióticos locales y por vía oral es necesario en estos casos.

Trombosis venosa profunda (TPV)

La trombosis venosa profunda (TVP) afecta las venas profundas de las piernas, a diferencia de la tromboflebitis superficial, que afecta las várices justo por debajo de la piel. Puede asociarse a problemas médicos significativos como el embolismo pulmonar. La TVP generalmente comienza como una sensación de estiramiento o contractura en los músculos de la pantorrilla, en ocasiones muy dolorosa, acompañándose de calor, enrojecimiento e hinchazón o edema de la pierna que frecuentemente se extiende hasta más arriba de la rodilla.

Normalmente no suele plantear consecuencias graves, salvo que el trombo se produzca en una zona en que pueda desprenderse y alcanzar la circulación profunda. Conoce los factores clínicos de riesgo que pueden originar un TPV (link)

Embolismo pulmonar

Es la complicación más peligrosa en las várices. Se origina cuando desde un trombo alojado en una vena profunda de las piernas (TVP) se desprende un fragmento del mismo y es arrastrado por el flujo sanguíneo hasta el corazón y, desde éste, siguiendo el patrón circulatorio normal, a las arterias pulmonares, con un desenlace que puede ser fatal.

La recomendación es que anticipes cualquiera de estas afecciones con un diagnóstico temprano hecho por un cirujano vascular especialista en várices. El médico flebólogo te evaluará y estudiará tus factores de riesgo para recomendarte el tratamiento para eliminar várices que más se adecue a tu condición clínica. Si deseas realizarnos alguna consulta o comunicarte con nosotros puedes llamarnos al +58 (212) 9496373 o escribirnos un mensaje por medio del formulario de contacto de nuestra web .

¿Cuál es el estado de tus várices? Realiza una evaluación en línea AQUÍ


Si conoces a alguien que le interesa esta información compártela con ella y recomiéndale nuestro blog sobre las várices.

CategoryNoti-Vascular

Venas y Arterias 2015© - Desarrollado por Nubex Media

Contacto 0 501 VARICES